viernes, 27 de noviembre de 2009

Acercarse lo suficiente

Mucho se habla últimamente sobre la decadencia del periodismo. Parece mentira que con los tiempos que corren, con las enormes ventajas que la globalización puede ofrecer a este sector profesional, se diga que se está atravesando un periodo de crisis creativa. Pero es cierto. El otro día escuché decir en algún medio de comunicación, refiriéndose al caso del atunero "Alakrana" recientemente liberado del secuestro por piratas somalíes, que el periodismo estaba entrando en una espiral de autodestrucción al focalizar sus líneas y sus fotografías sobre los aspectos más facilones de la profesión: el sensacionalismo y el victimismo. (a la izq.: "The afghan girl", por Steve McCurry, 1984)

Bien, esto es cierto, pero es así por una razón muy simple. Esta misma globalización permite a un fotógrafo tomar una fotografía de 12 megapíxeles en el Himalaya a las doce del mediodía, y que a los dos o tres minutos ya esté dentro de las aplicaciones de maquetación de innumerables revistas y diarios desde Tokio hasta Nueva York. Pero al mismo tiempo, esta globalización hace que sean muy pocas las agencias que controlan a decenas de miles de periodistas repartidos por todo el mundo -AP, AFP y EFE las más importantes-, y las pautas que aconsejan seguir a sus empleados son casi siempre las mismas, siguiendo un criterio muy uniforme. Sumado esto a que estas agencias se reparten prácticamente el 90% del pastel informativo, todo resulta en un alarmante descenso de la creatividad, del periodismo de investigación real, y del periodismo de crítica o denuncia. (a la izq.: "New York City", por Elliot Erwitt.)

Atrás quedan los tiempos de agencias como la Magnum, fundada en 1947 por periodistas tan ilustres como David Seymour, Ernö Andrei Friedmann -más conocido como Robert Capa (a la izq., durante un reportaje en la 2ª Guerra Mundial)-, el francés Henri Cartier-Bresson o George Rodger, por citar a algunos. Hoy en día tan sólo algunas entidades de relevancia como National Geographic Society o la extinta -en papel, pero no en formato digital- revista Life siguen manteniéndose firmes en sus ideales de fotoperiodismo, y siguen apoyando proyectos y documentales independientes, al margen de esas todopoderosas agencias internacionales.

Ya no abundan la pericia, el valor, el interés, y por qué no, la solidaridad de fotoperiodistas como Elliot Erwitt, a mi juicio el mejor fotógrafo artístico de la Historia, el documentalista Steve McCurry -autor de la famosísima foto "The afghan girl" en 1984-, David Seymour, ametrallado en 1956 durante la Crisis de Suez, el fotógrafo iraní Reza Deghati, colaborador habitual de National Geographic Society en nuestros días, Inge Morath, la "suprema sacerdotisa de la fotografía", en palabras del genial director de cine John Huston, técnicos de la luz como Werner Bischof, fotógrafo suizo fallecido en un accidente en los Andes peruanos en 1954, o el caso de oportunistas geniales como el cubano Alberto Korda, autor del retrato más famoso de la Historia de la fotografía, o Marc Riboud, que en 1967 congelaría en una imagen el icono del movimiento hippie en Estados Unidos durante los años sesenta con la fotografía "Jan Rose". (a la izq.: "Guerrillero Heroico", de A. Korda, y a la der.: "Jan Rose", tomada por Riboud en Washington D.C. durante una manifestación pacifista en contra de la intervención norteamericana en Vietnam.)

Prácticamente todas las imágenes de todos estos fotógrafos poseen una característica común, perfectamente expuesta en una frase salida de la mente de Robert Capa, poco antes de pisar la mina que terminaría con su vida, mientras inmortalizaba la Primera Guerra de Indochina en el actual Vietnam, en 1954: "Si tus fotos no son lo suficientemente buenas es que no te has acercado lo suficiente."

Por suerte, todavía hoy quedan fotógrafos capaces de traernos imágenes como el retrato de esta niña pashtún, en Afganistán. Su autor: el persa Reza Deghati.

2 comentarios:

lynxpardina dijo...

marc riboud (L), elliot erwitt (L), creo q son mis preferidos :P (bueno y bruno barbey). pero en fin, todos... gracias a todos estos Grandes de magnum y demás, tenemos taanta historia en imágenes...
dónde han quedado esos valores y compromiso en el fotoperiodismo actual...

Fuser dijo...

Se quedaron en algún cajón de algún jefazo de EFE, AP, o AFP. Las grandes agencias son las culpables.

;)