viernes, 9 de enero de 2009

Gaza: la historia interminable


Tenía pensado que la primera entrada de Ideas Telúricas fuese sobre cine, una de mis aficiones favoritas. Y Clint Eastwood, siendo uno de mis actores/directores preferidos, pues bien podría ser el protagonista. Sí, creo que para comenzar, me habría gustado elaborar un mini-reportaje sobre las andanzas de aquel que creó en nuestras mentes la silueta estandarizada del pistolero vengador y justiciero, personajes atormentados por una vida llena de desdichas. Lo que ocurre es que llevo ya unos diez o doce días desayunando, comiendo y cenando -a veces incluso merendando- con un capítulo más de la asquerosa serie que se desarrolla en Palestina, y, tratándose de este tema, no veo de qué forma podría encajar ese papel-tipo de mi querido Clint.



Es esta una serie de terror para los palestinos, y una serie que, como aquellas míticas Santa Bárbara, o Falcon Crest, su número de capítulos tiende a infinito. Cada capítulo que pasa se incrementan significativamente la violencia, la injusticia y el gore, sin que nada, ni nadie, haga gran cosa por resolverlo. Me viene al recuerdo el -relativamente- reciente caso del Kuwait invadido por Irak a comienzos de los ´90, porque los palestinos no tienen petróleo. Ni petróleo, ni diamantes, ni maderas preciosas. Por no tener no tienen ni unidad entre ellos, claro, porque el Mossad, y la política israelí funcionan muy bien, aunque esta es harina de otro costal.

La verdad es que nada de lo que pasa ahora es nuevo. Ya lo vivimos en 1967, ya se sucedieron terribles episodios como los de las matanzas de Sabra y Shatila en los ochenta, y ahora se culmina un brutal asedio de tres años con quince o veinte días y noches de bombardeos indiscriminados por parte del Estado de Israel. Como digo, nada de esto es nuevo. Lo terrible de todo es que este conflicto está cada vez más polarizado: los palestinos; cada vez más solos, y los judíos; cada vez más impunes. A los poco fiables cohetes caseros de los milicianos de Hamás responden desproporcionadamente con fuego de aviación y artillería mecanizada, disparando contra la población civil palestina, día y noche, sin permitir siquiera la evacuación sanitaria de éstos, y es más, ahora se atreven incluso a disparar deliberadamente contra edificios de la ONU. Los israelíes disparan contra escuelas. Aunque pensándolo bien no sé de qué me extraño, lo raro es que no lo hayan hecho antes, porque idéntico es el trato que le aplican a todas las resoluciones que la "des-organización" mundial dirige en su contra. Tras haber leído largo y tendido sobre este conflicto, su historia, sus recovecos políticos, los desencadenantes y las consecuencias de los actos de unos y otros, llego a la conclusión de que el objetivo de Israel en esta guerra no es otro que el total exterminio del pueblo palestino. No les basta con la ocupación de sus territorios, quieren la desaparición de los palestinos árabes. Contra esa forma de hacer la guerra, poco se puede hacer para combatirla desde un plano simplemente diplomático.

Empecé esto hablando de cine, y termino del mismo modo. La Historia es una película en la cual cambian los actores, pero no los papeles. En la Europa de la década de los ´30, Hitler, como dirigente de Alemania, empezó a poner en práctica una serie de maniobras políticas, sociales y militares, que todos sabemos en qué desembocaron. Es curioso, pero eran muy similares a las que Israel lleva practicando con Palestina durante cincuenta años, y más concretamente, desde la caída del Muro de Berlín. Y esto no es lo peor: lo más preocupante es que la comunidad internacional, al igual que entonces, esconde la cabeza bajo la arena, como una miserable avestruz.

foto: "¿qué futuro hay?" (niñas hebreas escribiendo consignas contra Palestina en los obuses que poco después serán disparados contra la población civil).

7 comentarios:

Marcos dijo...

Para mi Hamas no merece ningún tipo de respeto.
No puedo olvidar, que el 11-M, el día de la mayor masacre terrorista en España y Europa, esa gentuza salió a las calles de Palestina a celebrarlo.
Literalmente, se "mearon" encima de nuestros muertos.
Yo no olvido...y a todo cerdo, le llega su San Martín.

Fuser dijo...

Ya, pero aquí no hablo de Hamás, hablo del pueblo Palestino.
Gracias por comentar.

Elena dijo...

Nunca podré entender el "sentido" de tanta guerra en el mundo...Estoy cansada de escuchar "es historia", "por razones políticas, ideológicas"... me parece todo tan absurdo cdo xa mi se reduce a "mueren miles de personas, niños, cada día, cada minuto..." es k no es razón suficiente para parar las guerras, el hambre...

Ahora la gente se conmueve con Gaza, (xq es lo único k sale en la tv, kizá interese)pero esk cdo no es una guerra en un lugar es en otro, y cdo no es el hammbre, y cuando no esk el dinero k deberiamos mandar, o kiero pensar k se manda, a los países pobres nos los gastamos/gastan en armas...

No se si es utopía o k es... pero k muera tanta gente...


"Si yo tuviera una escoba...cuantas cosas barreria..."

Muak

Anónimo dijo...

Sin estar de acuerdo con ningun grupo como hamás, deberías entender todos los puntos de vista, aunque no los apoyes... que si tu pueblo lleva como el palestino 50 años sometido por una gentuza apoyada por los USA, cuando a estos se les masacra, incluso tú hubieras salido a la calle a celebrarlo... yo lo haría, todo el mundo lo haría... pero nosotros no estamos en ese caso...

y aún así Hamás fué creado por el gobierno de israel y los usa, para peterdear a al-fatah... así que deberías pensar en el pueblo como gente normal, y no en generalizar como gentuza a quien se está muriendo...

RifRocKerz dijo...

No sei quen é marcos, pero sen querer ofender, creo que debería leer máis antes de lanzar opinións coma esa... ti, eu e calqueira persoa faría o mesmo...

Chely dijo...

Estamos tan acostumbrados a las guerras que para muchas personas ya es un fenómeno común, y hasta adoptan una posición de indiferencia, qué bien fuser que hayas dedicado un entrada de tu blog a hablar del tema, sobre todo de este en específico que ahora mismo consterna al mundo.
Aprovecho para darte las gracias por alistarte en el Reino, también me he apuntado para seguir tus ideas telúricas de cerca, saludos

Anónimo dijo...

esto va viento en popa...


me gusta como escribes


;)


una admiradora anonima!